Soy Lúa Kalá y soy cantante. Catalana.

Nací en Barcelona, España. Mi familia es hispano-mexicana. Nieta de Don Antonio Díaz Conde (compositor de la Época Dorada del Cine Mexicano) y nací en una casa que seencontraba entre dos culturas.
Me formé y eduqué en una escuela donde aprendí una de las más importantes lecciones de mi vida: Los límites son mentales y usualmente, somos nosotros quienes nos los imponemos, y por lo tanto, sólo nosotros podemos superarlos.
En estos últimos 3 años, me alegra saber que mi proyecto pasó, no sólo de un sueño a una realidad, sino que, además, creció soportado por un núcleo de seguidores y fanáticos de todas partes del mundo, a parte de patrocinadores y medios, que como la Revista Bocetos ha hecho posible mi crecimiento profesional a través de su difusión y apoyo incondicional a artistas que, como yo, queremos marcar la diferencia.
Inicié mi carrera como cantante profesional con una primera elección: viajar a México para buscar músicos mexicanos y talentosos que se unieran a mi proyecto. ¡Y vaya que los encontré! Desde mis inicios, he tenido la fortuna de trabajar y aprender con, y de grandes artistas y músicos como Maico Toledo, mi productor y baterista; Valentino Contreras, quién funge como bajista y director musical, entre otros.
Podéis encontrarme en todas las plataformas con mi disco Expecting Miracles (2019), que lancé a finales del año pasado en la Sala Roberto Cantoral en la Ciudad de México. Durante el concierto, hubo intérpretes de LSM (Lengua de Señas Mexicana) interpretando todas las canciones en vivo para los asistentes no oyentes, haciéndolo
un concierto inclusivo.
A día de hoy, y aprovechando el tiempo en casa, estoy trabajando en mis propias composiciones y letras, esperando poder añadirlas a mi próximo álbum Inefable, que estoy preparando junto con mi productor y director musical.
Con este álbum en mente, me voy a retirar temporalmente de todas las redes sociales, pidiendo paciencia a mis increíbles fans para regresar a finales de año con un concepto, imagen y composiciones dignos de esperar.
Muchos me han preguntado el género de mi música, sin embargo, me enorgullezco de mezclar géneros musicales en mis canciones, tales como el jazz, pop, funk y soul. Todas mis canciones tienen algo en común: su concepto. Las canciones en mi repertorio expresan la felicidad que siento al llevar a cabo mi trabajo.
He donado conciertos a casi todos los centros penitenciarios de la capital mexicana, a casas hogar, a escuelas que atienden a infantes con bajos y altos recursos y a fundaciones. He iniciado jornadas de captación de PET para que, con la venta de este material, se adquieran lentes útiles para niños débiles visuales y de bajos recursos.
Donamos parte de mi último concierto a niños del Congo, para poder ayudarlos a regresar a clases y después del temblor de hace un par de años fuimos a los centros de acopio, tratando de hacer el día más ligero a los voluntarios regalándoles algo de música.
Quisiera reiterar que estos meses trabajaré súper duro en mi proyecto musical (y todo lo que éste conlleva) para regresar con más fuerza, pasión y ganas de ver a mis fans.