“Las mentes creativas no se detienen. Se adaptan y crecen”: Mtra. Herzeleide Flores Molina

La Mtra. Herzeleide Flores Molina, directora de la compañía de danza Kinesia, especializada en baile regional mexicano, remarcó que no conoce su vida sin este arte; toda vez que, desde muy pequeña su madre le inculcó además de esta disciplina, la música y la pintura, pero finalmente tomó la decisión de dedicarse a la actividad dancística. Al respecto acentuó lo siguiente: «cuando eres pequeña sólo piensas en disfrutar tus horas de baile y convivencia con tus compañeros en un salón de danza, tener muchos vestuarios y todo lo que conlleva la preparación para una presentación, y no nos damos cuenta que en el fondo, vamos marcando lo que será el futuro para nuestras vidas, y a la fecha, sigo inmersa en este bello arte, que trae una profunda satisfacción enriquecedora para el alma».

Kinesia es un proyecto que demuestra la relevante experiencia que puede llegar a dejar en cada niña, niño o adolescente, al generar el deseo de formarse como bailarina o bailarín. Ha tenido la fortuna de crecer y vivir en un pueblo llamado Cunduacán, situado en el estado de Tabasco, porque gracias a ello, tiene en sus manos la posibilidad de potencializar el talento de chicos que desconocían la gran capacidad poseída. Paulatinamente ha forjado una unión que ha hecho factible la apertura de puertas, aunque se mostró franca al aceptar que el proceso no ha sido fácil.

El coreógrafo de la compañía, es el Mtro. Felipe Rodríguez Álvarez, quien da cabida a todo aquel que anhele ser partícipe de este esfuerzo, siempre que exhiba compromiso y dedicación. Al respecto, la directora precisó que el Mtro. Rodríguez hace que los jóvenes curiosos y ávidos de aprender, se inmiscuyan de gran forma en los proyectos, aprendan correctamente las fabulosas coreografías; y, se logren resultados por demás sobresalientes, puesto que la agrupación ha ganado varios certámenes estatales y nacionales. En la actualidad se está tornando complicado que los hombres se involucren en la danza, pero en Kinesia dicha tendencia no constituye una problemática; incluso, cada día se suman más elementos.

En otro punto, afirmó tajantemente que no reciben ayuda económica, ni del gobierno ni de la iniciativa privada, son impulsores de su propio arte, buscan allegarse de recursos mediante diversas actividades, en ocasiones llevan a cabo vetas de artículos o rifas. Siempre se han esmerado en conseguir recursos para movilizarse, derivado de ello, han logrado salir de su estado para tomar roles estelares en concursos o congresos de danza, y a la vez, aprovechan para capacitar a sus alumnos dentro de un entorno más exigente y profesional.

«En su momento hemos contado con las invitaciones de otros estados donde valoran nuestro quehacer artístico, mismo que aquí en nuestro municipio es muy difícil promover, no hay el respaldo de la autoridad correspondiente, por tal razón nos esmeramos en trabajar de manera independiente. Los proyectos federales que lanza el gobierno son plataformas útiles para sostenernos económicamente, las funciones fuera y dentro del estado son también un factor importante para sanear nuestra situación financiera».

Sobre la situación adversa generada por la pandemia del coronavirus, comentó que al decretarse el teatro como actividad no escencial, tuvieron que cerrar de manera forzosa sus puertas; las cuales, por veinte años se mantuvieron abiertas, originando movimiento, impartición de clases diariamente, y una agenda de funciones muy productiva.

«Este es un proceso bastante duro para mí familia, ya que mis hijas son parte del cuerpo de bailarinas de la agrupación, y mi esposo Felipe Rodríguez Álvarez, coreógrafo y maestro de la academia de danza kids Shapharelle, vieron detenida su actividad, y por ende, no se dio formación a más niñas y niños que en un futuro pudieron haber tomado parte en Kinesia. En estos momentos, la tecnología es lo único que nos ayuda a estar en movimiento, pese a no ser un empleo como tal, es la única manera de compartir y aprender a la distancia con amigos, colegas y maestros. La normalidad difícilmente regresará este año, en nuestro municipio municipio, en cuanto a la danza se refiere, es demasiado complicado que la gente regrese a tomar clases, pues el miedo al contagio persiste. Pienso que las clases presenciales son esenciales para la danza, el acercamiento y el contacto son factores importantes para poder trabajar con los bailarines y alumnos. La tecnología nos ha ayudado solamente a entrelazar lazos afectivos de comunicación con bailarines y mestros de otras partes del mundo, pero definitivamente los artistas necesitamos del contacto bailarín, alumno, maestro y público para poder fluir en armonía».

La Mtra. Flores Molina aún piensa que la danza puede cambiar al mundo, y esta pandemia ha demostrado que las artes son una válvula de escape y distracción para la gente, al difundir toda clase de manifestaciones culturales en las redes sociales, con proyectos de danza, clases virtuales, conciertos, etc., se enriqueció en gran medida a la colectividad, porque de una u otra manera gran cantidad de personas pudieron acceder a experiencias digitales vinculadas a las bellas artes durante el encierro.

Actualmente, Kinesia está buscando el mayor provecho asequible de las plataformas que gobierno estatal y federal lanzan para el apoyo de proyectos culturales, esperando conseguir un beneficio tangible.

Para concluir; Herzeleide Flores, quien actualmente estudia la maestría en artes, e imparte cátedra de historia del arte, danza moderna, jazz, y bailes populares en el Centro de Desarrollo de las Artes (CEDA) de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), destacó la trascendencia de seguir compartiendo, proponiendo y creando proyectos de impacto en redes sociales, para mostrar su orgulloso sentido de pertenencia, distinguiéndose como grandes pensadores, generadores de emociones y propiciadores de equilibrio, con el firme objetivo de sensibilizar a la humanidad.