Holanda entró en un bloqueo repentino el 19 de diciembre, y el gobierno ordenó el cierre de todas las tiendas excepto las esenciales

La policía antidisturbios con porras y escudos intentó disolver a una multitud de varios miles que se había reunido en la capital holandesa el domingo para protestar contra las medidas de bloqueo y las vacunas anti COVID19.

El alcalde de Ámsterdam; Femke Halsema, emitió una ordenanza de emergencia que autoriza a la policía a despejar la plaza central de los museos, después de que manifestantes violaran la prohibición de celebrar reuniones públicas durante la última ola de infecciones por coronavirus.
Los manifestantes, que en su mayoría no usaban máscaras y quebrantaron las reglas de distanciamiento social, también ignoraron una orden de no realizar una marcha y caminaron por una vía principal, tocando música y sosteniendo paraguas amarillos en señal de oposición a las medidas del gobierno.

Holanda entró en un bloqueo repentino el 19 de diciembre, y el gobierno ordenó el cierre de todas las tiendas excepto las esenciales, así como de restaurantes, peluquerías, gimnasios, museos y otros lugares públicos hasta al menos el 14 de enero.
Las reuniones públicas de más de dos personas están prohibidas según el conjunto de restricciones actual.
Al igual que otros países europeos, los Países Bajos impusieron las medidas en un esfuerzo por prevenir una nueva ola de la variante Ómicron del coronavirus que podría abrumar a un sistema de salud ya tenso.

 

Con información de Reuters y fotografía de Het Parool