Hay diversos factores que van a contribuir con el miedo al regreso: Lorena Rodríguez-Bores Ramírez

Como vemos, estamos entrando en una fase ya post el impacto de esta epidemia, en la que en estas fases vemos la fase de disolución, pero es una fase importante la que sigue, que es la de recuperación, cómo vamos a restablecer nuestras nuevas rutinas, y esto coincide con esta nueva etapa que se ha bautizado como la Nueva Normalidad.

Y es importante también atender cuáles van a ser las necesidades en salud mental en esta nueva etapa, así como fue en las etapas previas al impacto, a la llegada de la epidemia en nuestro país, así como durante y ahorita es, precisamente, hacia esta recuperación, inclusive después a la reconstrucción del tejido social.

Hablemos de que va a haber un desconfinamiento, las personas vamos a terminar nuestra jornada de sana distancia e iremos recuperando o más bien reintegrándonos a nuestras actividades, sabemos que la reapertura se va a dar en etapas de acuerdo al semáforo epidemiológico y esto implica que nos vamos a ir también reintegrando de alguna forma gradual en todas las actividades, tanto de actividades escolares, laborales y sociales.

Esto implicará de alguna forma también algún impacto en la forma en la que vamos a entender este regreso, cómo vamos a vivirlo, cómo vamos a poder, vamos a tener reacciones hacia ello y cómo vamos a contener con esas reacciones.

Tenemos que ver un balance entre nuestro derecho a la salud y el bienestar, eso es prácticamente uno de los principios por lo que también se regresa a nuestra Nueva Normalidad, sin embargo, esto no quita que todos, todos, tenemos de cierta forma algún miedo, alguna sensación de incertidumbre.

¿Y miedo por qué?

Hay diversos factores que van a contribuir con el miedo al regreso.

En primera saber que todavía hay una enfermedad, que todavía hay una transmisión y que no existe ahorita, digamos, ni una vacuna, ni un medicamento que sea específico de utilidad. Esos de los factores que generan.

Otros de los factores que generan y contribuyen mucho a tener este miedo a la transmisión durante la Nueva Normalidad, durante este regreso, es la incertidumbre de la duración de la pandemia, no nada más en nuestro país, sino a nivel global.

¿Cuándo se va a disminuir? ¿Cuándo vamos a tener el fin precisamente de esta epidemia, de esta pandemia?

Sin embargo, es importante también establecer que esto también tiene que contribuir a nuestro equilibrio entre la economía de nuestras familias y de la salud, tiene que haber este equilibrio, este balance y que tenemos que también, alguna forma, retomar nuestras actividades laborales para poder contribuir para nuestro gasto, para el sustento de nuestras familias.

Una de las cosas más importantes es que, así como se han mantenido las medidas de prevención, estas deben de continuar también en la Nueva Normalidad, pero porque también nos van a brindar a nosotros ciertas certezas para poder afrontar estos miedos.

Algunas de las recomendaciones que van a estar publicándose, esto es un extracto de unos lineamientos que saldrán próximamente acerca de las recomendaciones en general para esta reintegración a los medios laborales, escolares y medios sociales, y en todos ellos es importante recalcar la transversalidad de la salud mental.

Uno de los puntos importantes que estamos promoviendo es que se debe mantener constante la información sobre medidas de salud, pero también sobre las medidas de salud mental.

Es importante difundir al interior, ya sea de las escuelas o de los medios laborales, todos estos servicios de apoyo que se han estado dando difusión.

Existe un directorio de servicios que también lo pueden consultar en el repositorio y en la página del coronavirus del gobierno federal, ahí se encuentran establecidos tanto los directorios de la atención en modalidad en línea, sin embargo, es importante también restablecer o, bueno, decir que los servicios ya se encuentran en un periodo de restablecimiento.

Los servicios de salud mental en temas de urgencias nunca pararon, a pesar de toda la etapa de la pandemia, al ser un servicio esencial nunca pararon, en los hospitales psiquiátricos, en los servicios de salud mental comunitaria donde había servicios de urgencia estos continuaron.

Y actualmente estamos viendo un restablecimiento de los demás servicios ambulatorios, en las consultas externas, precisamente para que las personas ya puedan acercarse, con todas las medidas sanitarias y de prevención, pero que ya puedan recibir la atención en el lugar adecuado.

Es importante también, al interior, identificar de manera proactiva a aquellas personas que hayan sobrevivido al coronavirus o que tengan un familiar que haya sido afectado, ya sea que haya fallecido o que haya sido afectado.

¿Por qué?

Porque es importante reconocer estas personas porque podrían tener un mayor riesgo, en comparación con aquellas que no, para presentar algún problema de salud mental sobre todo durante este reintegro.

Promover una cultura de cuidado, de bienestar y de salud mental no solo es una responsabilidad de las autoridades sanitarias, es responsabilidad de toda nuestra sociedad y de muchos participantes de otros sectores.

Es importante difundir la información sobre medidas de autocuidado, existen muchísimas páginas, tanto de los servicios federales, pero también estatales, acerca de muchísimas herramientas que se han estado difundiendo para que las personas también puedan contribuir con estas medidas de autocuidado.

Es importante hablar de que las personas que hayan sobrevivido al coronavirus no sean motivo de discriminación y es importante prevenir el estigma en cualquiera de estos escenarios ya sea en las escuelas, en los centros de trabajo o en los centros sociales.

Y es importante también prevenir riesgos sicosociales de las personas, según la zona, de alta, media o baja exposición, es decir, si sabemos que estamos hablando que un medio ya sea ha identificado que hay más riesgo de presentar algún problema, un ejemplo, estamos hablando de una escuela, alguna preparatoria, donde sabemos que existen algunos riesgos de salud mental definidos para los adolescentes, pues es importante también aumentar esta prevención.

Como decíamos, sí se espera de alguna forma algún incremento, alguna elevación en la presentación de algunos de los problemas de salud mental, incluso, algunos trastornos mentales, específicamente algunos trastornos que tienen que ver con la adaptación, algunos trastornos del estrés, como puede ser el estrés postraumático, precisamente, por lo que se ha vivido durante la pandemia, pero también hablar de que este periodo de la Nueva Normalidad puede ser un periodo de riesgo para presentar, así como complicaciones por trastornos previos.

Un punto muy importante es atender el duelo, el cual, veamos que en esta Nueva Normalidad empezaremos a ver también experiencias de personas que perdieron a algún familiar, a alguna persona, a causa del coronavirus o no a causa del coronavirus, sin embargo, hay un periodo de duelo ya que en este periodo el vivir y elaborar el duelo se vio afectado debido a las condiciones de la sana distancia que muchas veces hemos visto.

Además, el duelo no nada más se refiere a la pérdida de la vida de una persona, sino también a la pérdida de proyectos, a la pérdida financiera o a la pérdida de algún otro evento que no se pudo vivir al máximo debido a la contingencia y debido al coronavirus.

Un ejemplo que siempre ponemos es, por ejemplo, en los medios escolares, es llegar a cierta etapa de cierre de ciclos, graduaciones, etcétera, las personas, los chicos, los niños vivieron este duelo de no poder vivir esta transición de la forma habitual, sin embargo, es importante reconocer que eso puede ser causa de dolor, eso puede ser causa de angustia y que es mejor afrontarlo y atenderlo.

Por otro lado, también sabemos que este periodo de Nueva Normalidad presenta ciertos riesgos, igual que durante la sana distancia, como la presencia de recaídas o inclusive de intoxicaciones en las personas que consumen sustancias sicoactivas, así como de los trastornos de ansiedad.

Se espera también un incremento en los trastornos afectivos, específicamente en depresión y, por supuesto, de alguna forma es importante también esperar que, si existe este incremento en la depresión también en las formas graves, inclusive en intentos suicidas y en todo lo que tiene que ver con la conducta suicida.

Es por eso que debemos de hacer énfasis sobre las medidas que tenemos para afrontar esta situación, desde medidas de psicoeducación, dependiendo el nivel de riesgo, pero también acerca de otras estrategias, como la promoción del autocuidado, el manejo del estrés, en la utilización de grupos de autoayuda, la atención de los servicios comunitarios, como estaba mencionando previamente, los Capas, los Centros de Atención para Prevención de Adicciones, o los Centros Integrales de Salud Mental, que se encuentran a lo largo de todo el territorio, son centros comunitarios de salud mental que también ya se encuentran reestablecidos los servicios y, por supuesto, los hospitales psiquiátricos, los servicios especializados que no han parado su labor.

¿Cuando hablamos de autocuidado qué es lo que estamos diciendo?

Cuando hablamos de autocuidado nos referimos a aquellas acciones que vamos a hacer por nosotros mismos, sobre todo para poder establecer y mantener nuestra salud y sobre todo prevenir la enfermedad.

Es un concepto amplio que no nada más implica acciones a nivel psicológico, sino tiene que ver con algo más integral, tiene que ver con acciones de higiene, con acciones del tema de nutrición, la calidad, cómo me voy a alimentar, el ejercitarse continuamente, el ejercicio no nada más es por un aspecto de salud en cuanto a nuestro peso, porque ya sabemos que el ejercicio lo que hace también es que genera, digamos, que ciertos químicos que a nivel cerebral ayudan, precisamente, a disminuir un estado ansioso, un estado de estrés y eso genera, por supuesto, un estado de bienestar.

También hablamos de cómo vamos a cuidar nuestro propio estilo de vida, realizar actividades deportivas, alejarnos de actividades nocivas y otros factores ambientales que tienen que ver con las condiciones de vida, nuestros hábitos sociales, cómo vamos a socializar, entre otros.

Y en cuanto a un aspecto importante en esta nueva etapa, tenemos que hablar de que vamos todos hacia una recuperación social y emocional.

Un aspecto y un concepto muy importante que en este momento es importante introducir es el término de la resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?

Es la capacidad de adaptarnos positivamente a situaciones adversas, en este caso, por supuesto, esta pandemia, y a partir de ello poder reconstruirnos y salir fortalecidos, es decir, es percibir las dificultades como un desafío sin que esto sea lo que va a contribuir para una autodestrucción o derrumbarnos.

Los componentes que van a ser esenciales en la resiliencia o en la resistencia para esta recuperación social y emocional son, en primera, la noción de que hay una adversidad, como, repito, en este caso pues es un evento que es perturbador hacia todos y que ha amenazado, de alguna forma, nuestras libertades, nuestra salud.

Por otro lado, está la adaptación positiva o superación a la adversidad, y es este proceso realmente el tercer componente, es que va a ser un proceso dinámico entre nuestros mecanismos emocionales, nuestros mecanismos cognitivos, agregaría, inclusive biológicos, que tengan que ver con nuestra propia plasticidad cerebral y socioculturales, y todos estos factores van a influir sobre nuestro desarrollo humano.

La resiliencia y la recuperación es algo que también, es un proceso dinámico que también se puede ir construyendo, y por eso el día de hoy, en esta noche, la idea es presentar también para las personas algunos de estos conceptos de cómo llevar o estos pasos hacia una construcción de esta resistencia.

En primer lugar, aceptar que los cambios y las circunstancias son parte de la vida, estas circunstancias adversas no van a estar dentro de nuestro control, sin embargo, a veces las personas pasamos mucho tiempo tratando de enfocarnos cómo cambiar estas circunstancias que están fuera de nuestro control, sin embargo, la idea es cambiar esto, y más bien enfocarnos en aquellas circunstancias que sí tenemos bajo nuestro control.

Desarrollar objetivos realistas nuevamente, estamos hablando de que muchas veces durante las etapas difíciles a transitar nos ponemos metas que parecen inalcanzables, la idea es mejor adaptar nuevas metas que sean realistas para poder irlas alcanzando de forma paulatina y gradual hasta llevarnos hacia una visión más adelante.

La otra es también cambiar nuestro pensamiento hacia una forma más positiva, es decir, en lugar de pensar en no poder, vamos a cambiar y decir siempre podemos mejorar.

La otra es alejarnos de la culpa y la minusvalía, y en lugar de culparnos a nosotros mismos por alguna situación que estamos enfrentando, es mejor pensar que nuestros errores nos van a ayudar a superarlo y hacer mejores.

Es importante también dejar los infinitos, nunca lo voy a lograr, a mejor pensar que vamos a poder probar algo nuevo e ir teniendo logros consecuentes.

Es importante también afrontar a nuestros miedos, muchas veces el miedo a los miedos hace que pensemos fantasías como que las situaciones van a desaparecer por sí mismas, sin embargo, es mejor afrontar la forma en la que nos estamos sintiendo, nos estamos sintiendo tristes, impotentes, frustrados, es mejor afrontar esas emociones y buscar una forma de comunicarlas y qué vamos a hacer con esas emociones.

Nos han dado emociones negativas, como muchas veces se menciona, simplemente es analizar qué vamos a hacer con esas emociones, lo que debe de ser lo positivo, no lo negativo.

Debemos también evitar y enfrentar a la adversidad en la soledad, reconectarnos con nuestras relaciones importantes, que tengamos relaciones sanas y que esta reconexión social, esta socialización nos pueda ayudar también con este apoyo a poder salir adelante en las situaciones adversas.

Es importante mantener las cosas en perspectiva a un largo plazo, largo plazo significa, no sabemos, sin embargo, en el tema específico de la pandemia pasará, ha habido, tenemos históricamente epidemias, sin embargo, sabemos que estas pasan.

Entonces, es importante siempre mantener a largo plazo nuestra visión, cultivar una visión positiva de nuestros mismos y ver en este proceso un autodescubrimiento que pudimos lograr, que pudimos ser capaces y no, más bien, enfocarnos en lo que no pudimos lograr.

Mantener una perspectiva esperanzada, es decir, mantener un optimismo acerca de un futuro el cual en algún momento llegará y que saldremos fortalecidos.

A partir de todo lo que hemos estado trabajando para generar materiales para toda la población pueden consultar nuevamente el micro sitio, específicamente también pueden consultar en la página de Conadic, le van a dar click donde dice ‘salud mental’; después, en ‘acciones y programas’, y se va a desplegar una serie de materiales que pueden servir a toda la población, que puede servir también para niños, para adolescentes; hay material segmentado en las etapas, también están los servicios de atención psiquiátrica que también promueven todas estas herramientas. También está el de los Institutos Nacionales de Salud y también el Instituto Nacional de Psiquiatría.

Estos son algunos ejemplos de los materiales que hay, no nada más son materiales y herramientas, también hay algún material de promoción, específicamente vemos el de Contacto Joven, que ya se presentó, me parece que la semana pasada, es una línea que también es para contacto para jóvenes, y, bueno, este es un ejemplo más de cómo podemos ayudar a la expresión de nuestras emociones.

Y, bueno, promover una vez que, si sentimos que esto sale de nuestro control, siempre están líneas que pueden ayudarnos, está la Línea de la Vida, están diversas otras líneas en las que hemos estado conectados gracias a una red interinstitucional, a la cual aprovecho para agradecer todo este trabajo en equipo y en colaboración. Y la idea es cuidarnos nosotros y cuidarnos a todos.