Francia recorta los tiempos de aislamiento y planea tomar medidas enérgicas contra los no vacunados en medio de un aumento récord de casos de Covid

El proyecto de ley también facultaría al personal de bares, restaurantes y otros lugares para realizar controles de identidad de sus clientes si tienen «dudas» sobre la autenticidad de su pase de vacuna o si sospechan que están usando el pase de otra persona.

Podría haber sanciones para los establecimientos que no verifiquen la autenticidad de los pases de vacuna, y el proyecto de ley fortalecerá las sanciones por fraude donde el uso del pase de otra persona podría castigarse con una multa de 1,000 euros ($ 1,137). El uso de un pase falso seguirá siendo punible con una pena de prisión de cinco años.

Las y los legisladores de oposición de centro derecha y centro izquierda dijeron que no se opondrán al proyecto de ley, pero el partido de extrema derecha National Rally y la extrema izquierda Untamed France han prometido votar en contra.

“Dado que la vacuna no evita contraer ni transmitir el virus, le pido al gobierno que renuncie al pase de salud / vacuna”, tuiteó la líder del Rally Nacional; Marine Le Pen.

Aproximadamente el 73% de las personas en Francia están completamente vacunadas, más que el promedio del 68% en la UE, según los datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, y muchos países se han estado moviendo hacia los mandatos de vacunas para obligar a una mayor absorción de las mismas.

En noviembre, Austria se convirtió en el primer país occidental en anunciar que requeriría que las y los ciudadanos recibieran la vacuna contra COVID19. Alemania prohibió el mes pasado a los no vacunados acceder a todos los negocios menos los más esenciales, como supermercados y farmacias.

 

Con información de las periodistas Tara John y Sandrine Amiel.