Feministas muestran luto por el feminicidio de Victoria Esperanza y exigen justicia

Azul Jimena Delgado Meza, coordinó una manifestación pacífica llevada a cabo por feministas en la capital queretana, específicamente, dando principio con una cadena humana en los Arcos y con concluyendo en la plaza, ubicada en Blvd. Bernardo Quintana Arrioja y Calzada de los Arcos, dicha actividad se efectuó con la firme intención de exigir justicia para Victoria Esperanza, mujer de origen salvadoreño, quien fue víctima de feminicidio el sábado pasado en Quintana Roo, cabe recordar que la autoridad correspondiente ya aborda el caso, pero lo considera homicidio calificado.

Derivado de lo anterior, se le preguntó a Delgado Meza, si tienen conocimiento de mexicanas que hayan sido víctimas de feminicidio en otros países, a lo cual respondió que sí, hay muchos testimonios al respecto, pero por confidencialidad prefiere no verter comentarios sobre estos hechos. Bajo esta tesitura, hizo notar que, el gobierno debe escuchar a madres, hijas, hijos, y esposos de las mujeres asesinadas que piden justicia, mínimo podrían dar mostrar seriedad, otorgar la importancia que merecen estos lamentables acontecimientos; y, ejecutar el castigo que merezcan los responsables, no dejar casos impunes, no pueden permitir que las mujeres sigan siendo tratadas como si fueran cualquier cosa.

De igual manera, Azul Delgado, refiere que, muy tristemente, la historia del querido México, no difiere en gran medida del presente, a una semana de la manifestación del #8M; en Querétaro, diversas colectivas dieron su posicionamiento sobre la marcha citada previamente a través de un documento audiovisual, y lastimosamente el fin de semana pasado se suscitó el terrible agravio contra su hermana Victoria en Quintana Roo. Al presente; se alza la voz, se pide escucha, que las autoridades se den cuenta de las cosas, pero después de muchos años las cosas siguen siendo iguales; en este contexto, podemos mencionar el caso de Maricela Escobedo.

No obstante, le colma de orgullo, llena de fuerzas; y, motiva a seguir, que haya más mujeres levantando la voz, seguramente no cambiarán nada de la noche ala mañana, ni se hará justicia contra los policías que asesinaron a su hermana (Victoria). Pero, poco a poco serán escuchadas, no es un trabajo fácil; sin embargo, con el esfuerzo de las personas reunidas, de todo México y el mundo, lograrán que las mujeres sean valoradas. Para concluir, agradeció a las mujeres que hicieron notar su luto, agradeció a quienes no claudican en su afán de hacer algo bueno por México, espera que los movimientos de mujeres sigan creciendo y consiguiendo objetivos muy grandes.