Warriors ayuda a 188 queretanos durante la pandemia 

  • Warriors es un emprendimiento social de estudiantes de la Universidad Mondragón México, que se apoya en voluntariado virtual para responder al reto de Covid-19. 
  • Ha beneficiado personas de la comunidad La Barranca y a ancianos de la ciudad de Querétaro; espera crecer sus apoyos en 2021. 

Querétaro a 3 de febrero del 2020. – Crear una empresa que sea productiva y que esté enfocada a generar beneficio social no es tarea fácil, pero es el propósito trazado por Warriors, un emprendimiento de estudiantes de la Universidad Mondragón México (UMx), que ha beneficiado a 188 personas entre adultos mayores de la capital y habitantes de la Sierra Gorda.

Warriors es la empresa de Lourdes Lahuerta y Karina Córdova, que forma parte de la asociación civil, Caos Innovation, creada por alumnos de la carrera de Liderazgo, Emprendimiento e Innovación (LEINN). Busca empoderar y dignificar a comunidades vulnerables de Querétaro, a través de la educación y autosustentabilidad mediante la acción de jóvenes voluntarios interesados en mejorar la situación de esta población.

Ayudar a los demás, es uno de los principales objetivos de vida que comparten Lahuerta y Córdova, quienes han hecho trabajo voluntario casi toda su vida, inclusive como misioneras en comunidades de escasos recursos y hospitales. En el caso de Lourdes Lahuerta hasta en África.

En marzo de 2019, formaron Warriors, un emprendimiento social que empezó trabajando con personas de la tercera edad que se encontraban en asilos públicos de la ciudad de Querétaro. En junio del mismo año, comenzaron a trabajar en la Sierra Gorda, en la comunidad de La Barranca. En ambos casos, implementaron campañas de alfabetización para adultos, logrando que 90% de las personas beneficiadas aprendieran a escribir su nombre completo e, incluso, 87% aprendieron a sumar y restar.

Han brindado apoyo didáctico de lectoescritura para niños de la comunidad La Barranca en el municipio de Pinal de Amoles, donde adicionalmente mejoraron dos viviendas y lograron la donación de 343 pares de zapatos y 2,300 libros para la creación de una biblioteca local. Todo esto con el apoyo de estudiantes de diferentes escuelas, como parte de su trabajo social, al cual se sumaron otros jóvenes voluntarios, a quienes los mueve el deseo de ayudar.

Sin embargo, con la pandemia todo el proyecto tuvo que ser replantado, pues ya no podían ir directamente a trabajar con la gente. Fue entonces cuando surgió un concepto novedoso: voluntariado virtual, por medio de redes sociales.

Uno de los objetivos que se plantearon, fue el llevar despensas a la comunidad de La Barranca, en la Sierra Gorda, donde mucha gente se quedó sin ingresos durante el semáforo rojo epidemiológico.

Para conseguir los recursos económicos, Warriors, sus voluntarios y seguidores, lanzaron por Instagram una serie de retos para generar dinero.

“Por ejemplo: alguien dijo que correría una cierta cantidad de kilómetros a cambio de los donativos.  Se lograron entregar 250 despensas en dos ocasiones. Sabemos que es como poner un curita en una gran herida, pero al menos hicimos algo, ante una situación tan grave”, comenta Karina Córdova.

“Después de la cuarentena, detectamos una gran necesidad en temas de educación, pues los niños no tienen acceso a Internet, computadoras y, a veces, ni a la televisión. Para estas comunidades, la Secretaría de Educación Pública repartió una serie de cuadernillos que son mucho más acordes a su realidad, pero con frecuencia no sabían cómo utilizarlos”, agrega Lourdes Lahuerta.

Acudieron a la comunidad para ayudarlos. En noviembre, lograron montar una escuela al aire libre; diseñaron, imprimieron y repartieron sus propios cuadernillos con contenido de matemáticas, español, historia, ecología, geografía, ciencias naturales, manualidades y autoestima.

“Por supuesto, todos los voluntarios que asistieron fueron protegidos con cubrebocas y se realizaron, de forma previa, pruebas de Covid-19”, aseguran las emprendedoras.

Otro problema, que detectaron las jóvenes, es la falta de apoyo que tienen las madres para poder orientar a sus hijos en el llenado de los cuadernillos o en los pocos casos de quienes si pueden conectarse a la educación en línea. Actualmente, Warriors trabaja para llevar maestras y voluntarios para que les den asesorías y esperan crecer su red de apoyo.

Como todos los proyectos de emprendimiento que se desarrollan en la UMx, tanto por alumnos de la carrea de LEINN como por otros  estudiantes que -sin importar la carrera-  eligen graduarse con la creación de su propia empresa, tiene que ser económicamente viable y autosustentable.

En Warriors, las aportaciones de los voluntarios se usan tanto para los gastos propios de las actividades como: compra de material didáctico, materiales de construcción; transporte, viáticos del equipo, etc. y también para los sueldos de quienes trabajan de manera permanente (no para los voluntarios ocasionales). Todos los recursos se manejan con transparencia tanto para quienes hacen aportaciones individuales como para los patrocinadores.

“El objetivo de estos proyectos de emprendimiento, es que sigan más allá de la vida universitaria, que se conviertan en proyectos profesionales, laborales y de vida de largo plazo”, destaca María Fernanda Aguirre, directora académica de LEINN.