Volando Teatro, compañía que impulsa a niñas, niños y jóvenes duranguenses en el arte dramático 

 

  • Han realizado alrededor de seis puestas en escena, compartiendo el escenario también con actores y actrices de amplia trayectoria

Con el deseo de trabajar, crear y seguir activos en el arte dramático, Dalia Judith Martínez Sánchez fundó la Compañía Duranguense Volando Teatro, una propuesta cuyo interés principal es la formación de niñas, niños y jóvenes que comparten el gusto por el quehacer teatral.

Martínez Sánchez, quien también es directora de la compañía teatral, decidió iniciarla con el deseo de seguir haciendo teatro con niñas, niños y jóvenes, luego de ser parte de un programa teatral dentro de la Secretaría de Educación de Durango. Estudiantes que pertenecieron a ese grupo querían continuar con la experiencia, por lo que ella inició Volando Teatro de forma autónoma.

“El nombre me gustó porque para mí hacer teatro es como echar a volar la imaginación y la creatividad. En realidad, estamos volando todos, dejamos volar lo que somos realmente y lo que estamos haciendo, creando y buscando”, recalca Dalia Judith, licenciada en Psicología.

El objetivo inicial era poder continuar con ellos y seguir generando aprendizaje, aparte de que pudieran ejercitarse y hacer el montaje de alguna puesta en escena o algún proyecto.

Dalia también es docente en una secundaria de la comunidad Los Charcos Mezquital, Durango. Es una zona indígena en donde imparte clases de Formación cívica y ética; Historia y Artes a 260 estudiantes.

Explica la maestra que antes de la emergencia sanitaria por COVID-19, la combinación de ambas actividades se le complicaba porque tenía que estar toda la semana fuera de la ciudad y solo los fines de semana eran para Volando Teatro, “ahora, por el confinamiento, trabajo con ellas y ellos a través de Zoom. Hacen lecturas, ejercicios de meditación, respiración y ejercicios físicos con la finalidad de mantenerlos activos, con ganas e interés”.

Explica la maestra que el trabajo que realiza tiene como base sus investigaciones, como la que dio pie a su trabajo de tesis, que llevó por título “Cómo el teatro ayuda a las personas en la autoestima y el desarrollo humano”.

“Hago mucho trabajo en equipo y les recalco que no están solos, hacemos actividades para que aprendan a conocerse, que tengan confianza para proponer y aportar”.

Precisa Dalia que esta manera de trabajar le ha dado frutos, como la obra Cuentos y distorsiones, donde sus estudiantes “echaron a volar su imaginación para aterrizarla en el papel”.

Otra obra que nace desde las inquietudes y necesidades de los jóvenes es ¿Algún problema?, donde se cuestiona a la sociedad, la hipocresía y el abuso de otras personas.

Volando Teatro tiene como compañía siete años; ha realizado alrededor de seis puestas en escena, compartiendo el escenario también con actores y actrices con trayectoria, de quienes han aprendido mucho de sus experiencias.

Entre las obras de teatro que han trabajado se encuentran: Romeo y Julieta en tiempos de crisisEl confesionario y Evocaciones dominicales desde la pecera, esta última es de lo más reciente. A finales del año pasado participaron con esta obra en la temporada de Teatro en Contingencia “Rosaura Revueltas” para su transmisión en redes sociales.