Por irregularidades en la investigación, juez ordena a la fiscalía reabrir el caso de menor víctima de abuso en CECOFAM

Fotografía de archivo.

 

Este martes 23 de marzo del 2021 se llevó a cabo la audiencia de impugnación contra la pasada determinación de la fiscalía General del Estado de Querétaro, Unidad 4 de no ejercicio de la acción penal en el caso de Gaby. Como resultado de dicha audiencia el juez encontró varias razones para ordenar la reapertura de la investigación, entre esas razones la falta de aplicación de perspectiva de género y del principio del interés superior del menor por parte de Fiscalía durante el desarrollo de la investigación.
Recordemos que el caso de Gaby está relacionado con el abuso sexual de su menor hija ocurrido al interior de las instalaciones de CECOFAM (Centro de Convivencias Familiares) por parte de su progenitor, quien además había tenido una relación laboral con la Fiscalía General del Estado de Querétaro, razón por la cual se presume que la investigación estuvo llena de negligencias, hasta el punto de desestimar un informe presentado por “Corazones Mágicos” en donde se había diagnosticó el abuso sexual por parte de una psicóloga especialista en el tema.
Los argumentos que emitió el juez para ordenar la apertura de la investigación tuvo como sustento que, en efecto, la Fiscalía General del Estado de Querétaro Unidad IV, no ha empleado una perspectiva transversal de derechos humanos en la investigación. No ha actuado con perspectiva de género ni ha velado por proteger el principio del interés superior del menor.
En este sentido, el juez sostuvo entre otras cosas que en la investigación de este caso ha habido una doble vulneración en tanto a la razón de género y la minoría de edad; a la menor  se le han violentado sus derechos humanos al no tratar su declaración de acuerdo con los protocolos nacionales e internacionales.
Celebramos la noticia porque la decisión de hoy permite que el caso de Gaby y de su hija siga siendo investigado y no quede en la impunidad, exhortamos a la Fiscalía General del Estado de Querétaro para que esta vez lleve a cabo la investigación conforme a todos los estándares necesarios, como lo es la utilización de una perspectiva de género; así mismo le reiteramos nuestra preocupación a las autoridades del estado, ya que el caso de Gaby y su hija, es solo uno más de un contexto generalizado de negación al acceso a la justicia a mujeres víctimas de violencia al interior del estado de Querétaro.
Invitamos a los medios de comunicación y a la ciudadanía a seguir atentos y atentas al desarrollo de la investigación del caso hasta lograr su judicialización.