Medios deben hacer una introspección sobre como presentan las historias y apegarse a la ética: Mtra. Hallie Rubenhold

La Mtra. Hallie Rubenhold  señaló que no había libros mostrando la examinación de las 5 víctimas finiquitadas por Jack, mientras la literatura al respecto giraba en torno a él, la pregunta se enfocaba en por qué porque las dejamos olvidadas, y la escritora se da cuenta que son mujeres desconocidas, Polly (Fleet Street), Annie (Knightsbridge), Elizabeth (Wolverhampton), Catherine (Suecia) y Mary-Jane (Gales) son las víctimas del criminal antes referido, pese a que no se conocieron entre sí, tienen ese vinculo en común, en la obra estas vidas representan las vidas de mujeres y cuan olvidadas estaban, busca reestablecer paralelos de forma natural, haciendo notar los problemas que aún puede suceder en los centros urbanos actuales, como la violencia doméstica y la prostitución.

Polly nació como la hija, una persona de imprenta en Londres, se casó con impresor, vivían con bajos recursos, hay que entender diversos niveles de pobreza, a veces subían más en la escala social, aunque terminaron de forma precaria. Su esposo tuvo una relación con la vecina, por lo cual, ella dejó tanto al esposo como a sus hijos, no se divorciaron al no haber recursos económicos, terminó en las calles y ahí se topó con Jack.

Annie Chapman, la segunda mujer que se menciona por haber sido asesinada por Jack, nació en Windsor dentro de la familia de un guardia de la reina, alrededor de la opulencia de su majestad Victoria, Annie se cazó con el conductor de una carrosa, subió en la escala social, el problema es que su esposo era alcohólico y acabó su matrimonio, terminó en el área de Whitechapel.

Elizabeth trabajó como empleada del servicio doméstico, luego fue prostituta, se embarazó y perdió su hijo, una mujer la sacó del hospital, y se casó con un carpintero, abrió un pequeño café, tuvo problemas, se encontró en la calle.

Catherine fue a una escuela de niños pobres, ahí aprendió lectura, escritura y algo de música, trabajó en una fábrica, luego se casó con un escocés que hacía presentaciones de danza, fueron a Londres, ella tuvo problemas con su esposo y encontró a Jack.

Mary-Jane kelly era de Galés, casi todo lo que se cuenta no es realidad, porque no se encuentra nada sobre sus primeros días de vida, ejerció la prostitución para clases altas, vivió en uno de los barrios más caros de Londres, fue a París y retornó a Londres, estaba oculta en la zona de Whitechapel cuando fue victima de Jack.

Rubenhold se pregunta qué tan difícil es contar sobre personas que no están en registros históricos, para ella debió empezar reuniendo las piezas de esas vidas, es como lo hecho por un arqueólogo al hallar un recipiente y pedacitos, tiene que colocarlos, y buscar en otros sitios para continuar su proceso, debe verificar a estilos y periodos de tiempo para comparar.

Tratando de reunir estas vidas fue a revisar archivos, censos, certificados de matrimonio, nacimiento, escolares, defunción, etc., también analizó información de periódicos, aunque acusó a medios de comunicación por falsear información sobre Jack, a quien hacían ver como alguien relevante, señaló que desde esos años diversos medios no se han enfocado en informar a la ciudadanía cimentando su labor en la realidad, sólo se empecinan en vender.

La literata logró un esbozo o base, y se afanó en encontrar la voz de estas mujeres, porque le entristece la comercialización de Jack el destripador, toda vez que, fue un asesino real. Hay quienes apoyan esta historia, no son historiadores pero tienen interés en el tema y leen los escritos sobre Jack, todos tienen su propia teoría al respecto y concluyen en que sólo mataba prostitutas, pero su libro hace resaltar que si se ve la evidencia y documentos históricos fidedignos, es posible descubrir que no es así, tal conclusión no gustó a muchos, al mostrar evidencia objetivas contra su verdad, hay una fuerte misoginia vinculada a ese asesino violento de mujeres.