Latinos son muy potentes y no deben buscar la apreciación de Estados Unidos y Europa: Mtro. Jayro Bustamante

Se hicieron tres preguntas al Mtro. Jayro Bustamante; y, derivado de ello, el reconocido cineasta guatemalteco, contestó lo siguiente:

Espera nunca realizar una película sobre la pandemia, pero si fuese el caso la llamaría «miedo» y versaría sobre cómo el temor nos provoca y aleja de la humanidad, la manera en que este sentimiento hace que aceptemos abandonar las cosas que valen.

En relación a la disputa entre el streaming y el cine, destacó que se están abriendo espacios en empresas como Netflix que se deben aprovechar, y pese a considerarse un romántico de las salas del cine, no ve mal hacer películas en inglés siendo latino; en este sentido, se dijo afortunado de que las fronteras no le representan una barrera como cineasta.

Acerca de la futbolista nacida en Ciudad de Guatemala; Ana Lucía Martínez Maldonado «Analú», reconoció tener insuficientes conocimientos sobre la trayectoria profesional de dicha atleta; no obstante, hizo notar que ojalá algún día los íconos latinoamericanos fuesen ejemplos a seguir con un reconocimiento tan grande como el que se les otorga a los que provienen de otras naciones consideradas más avanzadas como Estados Unidos, espera que se les de mayor oportunidad a los latinos y no llame tanto la atención su triunfo; toda vez que, somos un continente muy potente con grandes herramientas para seguir adelante, y es de suma importancia no considerarnos menos ni estar buscando la apreciación en territorio estadounidense ni europeo.

Previamente; Bustamante había mencionado que en Guatemala se emplean básicamente tres palabras para discriminar: indio, hueco y comunista. La primera de ellas alude a los indígenas de Guatemala y se refiere a ellos como sucios e inferiores por sus rasgos físicos, mientras que hueco, es un término machista y misógino para menoscabar a los homosexuales; y, comunista, se refiere a los defensores de los derechos humanos, motivo por el cual, considera que Guatemala se integra por una sociedad que invita a no preocuparse por el otro.

Aunado a lo anterior, fue enfático al afirmar que como director no disfruta el rodaje, pero debe hacerlo; por el contrario, gusta en demasía de la escritura y del trabajo con método de investigación antropológica aplicada. Cabe señalar que cuando pensó en ser escritor le causaba cólera que la gente recreara una imagen distinta por las palabras usadas; emanado de lo previamente escrito, optó por hacer cine.

También remarcó que el realismo mágico para los latinos constituye algo vivido cotidianamente; en relación a ello, ejemplificó que una amiga vivía un rompimiento amoroso muy fuerte y le dijo que además de su gran sufrimiento, se encontraba reprimida en Colombia, uno de los peores lugares para habitar si eres mujer, pero no le aquejaba del todo ya que contaba con el realismo mágico y la religión.

Sobre su ópera prima «Ixcanul», hizo notar que el trabajo con los actores fue la parte más hermosa de todo el proceso, aunque la industria del cine en Guatemala es muy pequeña y el abanico de ejecutantes también; obviamente la situación se agrava en demasía cuando se trata de hallar profesionales mayas de la actuación, pero se enfocó en buscar talento y no actores, hizo un casting intentando encontrar su elenco en comunidades, y justamente en uno de estos lugares dio con María Telón, quien en su momento actuaba en una tropa de teatro callejero defendiendo los derechos humanos, principalmente de las damas. En general, sus colaboradores noo eran actores profesionales pero les enseño a desarrollar la actividad en general, no sólo a interpretar el personaje respectivo, su método funcionó adecuadamente y lo replicó en cada una de sus películas, incluso con actores profeionales, para lograr ubicarlos en el mismo registro, y cada actor llegaba con sus experiencias, conocimientos y anécdotas, útiles para incorporar al personaje.

Para concluir, resaltó que Guatemala tiene una cocina precolombina muy rica y vasta, es un tanto cuanto parecida a la mexicana, se integra por carnes cocinadas en salsas, mezclas de cacao, moles, etc., pero también se caracteriza por la manera de cocinar, el fuego es de gran relevancia para los mayas, hay hornos como especies de marmita de adobe, cocinas al horno, al comal, a la braza y fuego directo. En este punto recordó que molía sus especies, hacía el proceso de la cocina con su abuela, quien le enseñaba; y a su vez, Bustamante le enseñaba a leer y escribir en español.