Entre cuanto más me limito más me libero: Mtro. Jorge Drexler

  • Escribir es distraer a la corteza cerebral de su funcionamiento y obsesiones.
  • Siempre escribo para, desde, y con la música

 

El Mtro. Jorge Drexler comentó que en el confinamiento se daba una encadenación de varias batallas, a veces agana la desesperanza, luego perdía, no era un estado de ánimo homogéneo, recordó que su ultimo concierto fue en Bogotá, porque el efectuado en Costa Rica fue sin público, canceló gira en Estados Unidos, y  la primer semana de la contingencia sanitaria empezó con el problema del coronavirus su mujer, luego él y después su suegra, todos estaban en casa, se recuperaron, pero tuvieron mucho temor, varios síntomas no se conocían, fue marcado de  golpe por el primer miedo a la realidad, fueron 2 meses sin ganas de tocar la guitarra, después de dos giras seguidas muy extensas, le tocaba descansar, pero la situación puso un freno y lo centro con su familia, y ya habría tiempo para girar, fue cotidianamente a su estudio, después de tres meses escuchando la verdad, cuando empezó a escribir, sucedió que sus ideas giraban alrededor de la temática del momento pero no las podía terminar, al no exponerlas a otros faltaba el 20% de fuerza para concluirlas y presentarlas, porque el acto de la comunicación es de suma relevancia.

Aclaró que van pasando los años, escribiendo canciones y sacando discos, pero no termina de entender el género canción, la música es un lenguaje abstracto con una jerga muy propia para transmitir sentimientos pero no muy preciso, mientras el texto logra la exhibición rápida, ambos, son lenguajes muy diferentes pero no se entiende la visualización de los dos en una canción como algo independiente, aunque se pueden desarrollar por separado. El compositor uruguayo comentó que hasta su sexto disco escribía primero la música, los dos primeros discos buscaba un letrista que le quitara ese peso, le costaba trabajo hacer letras, luego se enteró que a quienes les gusta como escriben también les resulta complicado.

Jorge Drexler no se siente ni poeta ni músico, sabe que tiene formación musical y puede tocar un instrumento, pero atesora amigos con oído absoluto y conocimientos de armonías que aprenden y enseñan, entretanto, sus amigos poetas cuentan con una formación literaria extensa, pero el no reúne esos argumentos, es médico y ha ido aprendiendo; bajo esta tesitura, Drexler se mostró sincero al aclarar que dichos comentarios lo los vertió como un acto de falsa humildad.

Si fijas un límite aparentemente restringes, cuando se tiene la idea de una palabra, el concepto no llegará hasta que las fronteras son establecidas, pero ese proceso da lugar a una forma de libertad, puesto que la realidad es tan vasta para poder ejercer la libertad, no sólo en el aspecto teórico. Las normas llevan el propio sentido de la ruptura, todo se establece por el propio echo de que se fragmentan, y elegir donde romperlas es parte de la norma inicial y la libertad.

Durante su participación en el Hay Festival Colombia; Jorge Drexler, interpretó tres canciones: La Milonga del Moro Judío, Movimiento y Asilo.