¡Blues ganan su segunda Orejona!… Pep se queda en una.

Con solitario gol de Kai Havertz al minuto 42 de tiempo corrido, la escuadra londinense ha conquistado la Uefa Champions League en Oporto; derivado de ello, el City deberá continuar su espera para conseguir el máximo trofeo de clubes a nivel continental; de igual manera, Pep Guardiola tendrá que aguardar por otra oportunidad para alcanzar a los Blues en el mismo número de finales ganadas en la UCL.

Hoy fue superado Pep por Tuchel, quien a decir de algunos conocedores en el tema, podría convertirse en el estratega que lidere la camada de técnicos a nivel mundial.

Timo Werner fue el jugador que tuvo la chance más clara en el partido; sin embargo, marró su intento al minuto 10 de juego; no obstante, esta ocasión que se perdió frente a Édouard Mendy no fue la única que desperdició en el cotejo.

Por el contrario, los dirigidos por Thomas Tuchel, mostraron una cara totalmente distinta en la jugada que culminó en el tanto de la victoria, puesto que, salieron jugando desde propia puerta, cuando Mendy envió un largo servicio a Ben Chilwell por la banda; y éste, se apoyó con Mount, quien condujo la esférica para mandar un pase certero a Kai Havertz. Seguidamente, el centrocampista del Chelsea se colocó adecuadamente; y, ante una salida precipitada de Moraes, únicamente mostró un buen manejo del balón para quedar perfilado de forma correcta de cara a la portería, y terminar por enviar el balón al fondo de las violas. Derivado de lo anterior, la euforia de la hinchada Blue no cabía en el Dragao, no era para menos, la primera anotación marcada por el germano en un Champions League, fue conseguido en uno de los partidos más relevantes en la historia del Chelsea .

A razón del desaguisado ocurrido en la meta ciudadana; Pep, dio ingreso a Fernardinho y Gabriel de Jesús; éste último, entró de cambio por Kevin de Bruyne; toda vez que, el mediocampista belga debió abandonar las acciones tras un impacto sufrido con el germano; Antonio Rüdiger. Posteriormente, el técnico del Chelsea respondió con un movimiento, envió a la cancha al considerado como el mejor jugador del equipo de las Barras y las Estrellas; Christian Pulisic.

Hinchas del City se mostraron rotundamente enfurecidos con el colegiado, luego de que Raheem Sterling disparó con un ímpetu destacado, pero su tiro fue interceptado por Reece James, de forma tal, que se pretendía la señalización del tiro penal por parte del arbitro. debido a una mano dentro del área. Pero el impartidor de justicia; Mateu Lahoz, se exhibió firme en su decisión; y, decidió no pitar el tiro desde los once pasos, ya que según su apreciación, la de gajos se había estrellado en el pecho del jugador de los Blues; y acto seguido, estrelló contra el brazo.

El tenor de los últimos instantes de la confrontación indicaron una plena desesperación ciudadana al verse incapaces de echar abajo la estrategia rival. Finalmente culminó el encuentro, y mientras los jugadores dirigidos por Guardiola se iban al césped en señal de derrota, los futbolistas del Chelsea se brindaron un abrazo fraterno en señal de victoria.