La nutrióloga Paulina Novelo, define su proceso como una transformación que se encuentra en constante movimiento; es decir, nunca termina, ya que cuando recién egresó de la Universidad, tenía una meta muy clara: apoyar a las personas con alguna condición o padecimiento a través de una adecuada combinación de los alimentos; y, considera que al estar tan revolucionados hoy en día, con tantos cambios y sumergidos en un ritmo de vida cada vez más rápido, siempre hay que estar a la vanguardia y en constante estudio y actualización.
Aunado a lo anterior, se dijo cierta al afirmar que como profesionista es una buena alternativa en cuanto a orientación nutricional, ya que busca llegar más allá y abordar el caso del paciente de una manera más específica; tomando en cuenta los conocimientos adquiridos, gracias a que cursó una maestría en Nutrición Genómica, y todo lo relacionado al ADN.
Del mismo modo, afirmó que a sus pacientes realmente les brinda una educación nutricional, y de esta manera, adquieren la capacidad de saber qué comer desde cualquier lugar del mundo, y no únicamente se limiten a ” hacer la dieta”; por el contrario, al recibir tratamiento de su parte, finalmente son capaces de nutrirse y utilizar combinaciones estratégicas de alimentos a su favor.
En este punto, precisó que la nutrición es una ciencia que estudia los procesos fisiológicos y metabólicos ocurridos en el organismo con la ingesta de alimentos. La trascendencia de que todos llevemos una alimentación saludable, reside principalmente en la prevención de enfermedades y complicaciones que puedan desarrollarse a causa de algún padecimiento. También es importante para mejorar procesos biológicos como digestión, absorción de nutrientes, evitar descompensaciones por procesos normales de la vida como el crecimiento, el embarazo, la vida adulta, etc.

Se le preguntó sobre los aspectos a considerar en cuanto a las necesidades energéticas y nutricionales de la mujer; y, en relación a lo anterior, acentuó de forma textual lo siguiente: “Todas somos muy distintas, algunas tenemos actividades en las que estamos la mayor parte del día sentadas, depende de nuestra edad, del proceso en el que nos encontremos, tal ves en embarazo, lactancia, menopausia, adolescencia, de nuestra estatura y peso, de nuestros niveles hormonales, de nuestro objetivos que tengamos, entre otros y esto va a tener una repercusión directa en la cantidad de calorías que necesitamos, vitaminas, minerales, omegas, etc”.

El aporte de una dieta ideal en la mujer, variará, ya que dependiendo del período de vida en el que se encuentre, aportará distintos nutrientes, “no podemos generalizar en cuanto a nutrientes porque como ya lo vimos, tenemos actividades distintas, digestión distinta, peso, estatura, todo es muy diferente de una mujer a otra”. En cuanto a las necesidades nutricionales únicas que tienen las damas, mencionó sobre el aumento ligero en ciertos nutrientes, sin embargo no hay que generalizar.

Precisó la forma idónea para manejar la nutrición durante el embarazo, e hizo resaltar que debe ser personalizada en su totalidad, con el fin de cubrir de manera satisfactoria las necesidades de cada mujer, porque en esta etapa hay una mayor demanda de nutrientes y energía. Mientras no haya una condición médica que amerite restricciones, no se debe de hacer alguna en cuanto a alimentos, en cantidades adecuadas tiene que ser variada la alimentación, resulta indispensable consumir suficientes frutas, verduras, alimentos de origen animal, carbohidratos y grasas.
Para concluir, hizo resaltar que siempre es importante considerar como fines primordiales de la nutrición materna durante la lactancia, evitar descomposiciones; y, obviamente, nutrir al bebé.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.