Al concluir el último partido de la temporada de Libertadores en la Catedral, el referente del equipo queretano; Jonathan Rodríguez, comentó que se vivió una temporada de contrastes, caracterizada por muchas altas y bajas, en donde se presentaron situaciones adversas como lesiones y cambios, que derivaron en el incumplimiento del objetivo primordial de clasificar a la postemporada, pero se tiene el firme objetivo de retroalimentarse y prepararse adecuadamente de cara a la temporada venidera.

Hizo resaltar que la hinchada de Libertadores es la mejor de toda la liga, aceptó la desilución que actualmente viven, derivado de que todos desean fervientemente que su equipo gane y dispute el título, pero por esta ocasión no se pudo dar la satisfacción que exigían los requerimientos de los Liberfans; pese a ello, se dijo seguro de que el equipo contará con el vital e indiscutible apoyo de los fans para la siguiente temporada; y, con Dios por delante, se conseguirá la meta de llegar a play offs y pelear por el campeonato.

Personalmente, tiene el fin de iniciar de forma saludable la siguiente temporada, ya que en esta, jugó lesionado del hombro durante gran parte el toreno. Acentuó que debe estar físicamente entero para poder hacer notar su presencia en la duela, como el líder del equipo que es.

Para finalizar, agradeció por el apoyo de los hinchas, tanto en los momentos buenos como en los malos; y, reiteró su contento por tener el respaldo de las y los Liberfans en lo que está por venir.