La Mtra. María Fernanda Monroy Gómez presentó “El silencio de los viajeros” en el Festival Internacional de Artes Escénicas 2019, e hizo saber que con cada proyecto busca descubrirse pero no ha llegado a definirse, pero considera importante este aspecto con el fin de continuar trabajando para que cuando se llegue el final poder descubrir “quienes fuimos o quienes pudimos llegar a ser”.

Ella empezó la licenciatura en Artes Escénicas en Bellas Artes en 2004 (segunda generación), desde que estaba en la universidad formó el grupo Barón Negro con algunos de sus compañeros y con el director dramaturgo Carlos Casas; y, así han avanzado con diversas compañías y propuestas.

Reconoció que es un honor que haya sido seleccionada por la Secretaría de Cultura estatal para participar en este festival, porque hay público que no está acostumbrado a ver teatro alternativo o de investigación que surge de proyectos de investigación; en este sentido, recalcó que el FIAEQ brinda apoyo a apuestas diferentes al teatro comercial, gracias a la participación en este festival es que la gente se entera de este tipo de arte, motivo por el cual, resulta ser un gran escaparate tanto para compañías locales, como nacionales y extranjeras, y se puede compartir entre todos y hacer una retroalimentación adecuada.

La Mtra. Monroy es beneficiaria del FONCA para ser creadora escénica desde 2017, en ese entonces en el teatro se le daba demasiada prioridad a la palbara; inclusive, se había acuñado en demasía el término dramaturgia, donde hay muy pocos diálogos y se genera mucha narración, es como estar escuchando un libro; motivo por el cual, reflexionó sobre que el teatro es drama y acción, se prguntó ¿qué pasó con el cuerpo?, si todos los actores están preparados para presentar emociones y  diálogos con su cuerpo, y si con éste se interactúa en el mundo, entonces con nuestro cuerpo debemos mostrar las impresiones de ese mundo, en el cual nos desenvolvemos, su proyecto no se oponía a la palabra, pero si buscaba demostrar que el cuerpo tiene mucho valor como para segregarlo en la dramaturgía, el teatro corporal se entendía como ser bailarines y usar telas, pero si no significan nada en cuanto a emoción y pensamiento, se vuelven sólo figuras muy virtuosas, pero sin contenido.

“El silencio de los viajeros” fue seleccionada para ser presentada en este festival tan importante, debido a que es completamente sin palabras, con el cuerpo se generan emociones y esas emociones dan lugar al enlace con un público de diversas edades, que disfruta numerosos tipos de teatro.,

Piensa que en su obra se caracteriza la perseverancia como construcción de un proyecto propio en el sentido literal del teatro y en el sentido de la vida hacia los espectadores y sus compañeros, con quienes comparte este viaje.

Para concluir, agradeció a nuestros lectores por la atención que prestan al teatro, destacó que en Querétaro siempre hay excelentes compañias, aconsejó que nunca se deben alejar de las artes; porque son ellas, las que nos hacen humanos en este mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.