La Mtra. Alejandra Robles,  nacida en Puerto Escondido, Oaxaca, es una cantora orgullosamente costeña y afrodescendiente (por parte de su abuelo materno, originario de Guerrero), mencionó que lleva muchos años trabajando en la música folklórica tradicional de nuestro país; actualmente, se encuentra ocupada en festivales tanto en Europa como en México; en este sentido, hizo resaltar la satisfacción que le genera el inaugurar la XVIII edición del Encuentro de Culturas Populares y Pueblos Indígenas a realizarse en el estado de Querétaro.

Comentó que inició cantando a muy temprana edad en el restaurante de su padre, a los diecisiete años ingresó a la escuela de Bellas Artes en Oaxaca, el Mtro. Abel Gámez fue su catedrático, posteriormente se trasladó a París, donde formó parte del Conservatorio de aquella ciudad, la Mtra. Robles recalcó que fue una prueba difícil pero la superó de manera satisfactoria, a su regreso de Francia, entró al Conservatorio de Xalapa para estudiar canto.

Reconoció que su andar en la música ha sido una búsqueda muy larga y hermosa, que le ha mostrado su fortaleza como ser humano y cantante.

Para la Maestra este arte no tiene fin; toda vez que, ha habido muchos avances y una gran experimentación musical, ha llevado a la práctica fusiones de la música de Oaxaca con la  de otros países, rompiendo los lenguajes que existen.

Hizo notar que recientemente ha terminado de grabar con Tania Libertad; en este sentido, acentuó que para ella siempre es un gusto compartir la música con gente tan reconocida en el mundo, para la Maestra es un gran honor haber trabajado con Tania y percibir como se escuchan ambas voces juntas.

Resaltó que acaba de estar con la Orquesta Sinfónica de Lille interpretando con músicos franceses la música de Oaxaca; por lo cual, esta obra le resulta muy significativa. También considera profundamente relevante el proyecto llamado “Mujeres que encantan”.

Indicó que en su música le gusta involucrar diferentes géneros; si bien, se acepta como oaxaqueña, costeña y afrodescendiente, no se considera cantora de un solo tipo de música; y, gracias a Dios posee una voz que le permite experimentar diversas alternativas.

Fue enfática al apuntar que proviene de un lugar mágico, con una fuerza impresionante y con un arraigo brutal por sus lenguas, raíces, música, comida, pintores, artesanos, monumentos históricos, etc., bajo esta tesitura, subrayó que con un concierto en el que recién ha participado con varias cantantes en el auditorio Guelaguetza, ha quedado de manifiesto la importancia de la lucha para hacer prevalecer los géneros musicales de Oaxaca, y que se ha llevado en alto la bandera de esa entidad federativa por muchos años, aunque a veces la gente prefiere consumir lo comercial, ella se ha mantenido firme difundiendo la cultura oaxaqueña, ya que considera que esto es más poderoso que lo demás, esa ideología es su fuerza.

El corazón de su arte son la costa, los afrodescendientes y los afromexicanos, para ella estos elementos constituyen su más grande inspiración; bajo este orden de ideas, comentó que está por interpretar a La Malinche con la ópera de Vivaldi en el Zócalo de la Ciudad de México, acompañada por la Sinfónica Nacional, y ese triunfo se lo dedica a esta comunidad de ciudadanos, porque los afrodescendientes y afromexicanos de las costas de Guerrero, Oaxaca y Veracruz han sido gente marginada por muchísimos años, hasta hace poco han sido reconocidos por la Constitución; en relación a este tema, considera muy importante que ya se tenga un censo donde cuenten a estos ciudadanos como se debe, porque antes se consideraban como indígenas siendo que pertenecen a otra cultura, es vital que ya sean aceptados en la Carta Magna; pues derivado de ello, es factible que luchen por sus derechos.

Se le mencionó que las autoras María Elisa Velázquez y Gabriela Iturralde escribieron un libro titulado “Afrodescendientes en México: Una historia de silencio y discriminación”, y se le preguntó si está de acuerdo con el nombre de esta obra literaria, a lo que respondió de manera textual lo siguiente: “concuerdo con el título del libro, ha sido una historia larga de silencio y discriminación, sí lo ha sido, porque la mayoría de la gente no sabe que en nuestro México existe gente negra, discriminación sí lo es, porque cuando se encuentra uno con un afrodescendiente, se le pregunta si es colombiano, cubano, si es puertorriqueño, porque nunca se nos ocurre pensar que es mexicano, o  que no se les haga cantar el himno porque se considera que son hondureños o salvadoreños, yo lo considero correcto el titulo del libro, aunque es fuerte, las cosas hay que llamarlas como son”, afirmó.

Aseguró que los afrodescendientes contribuyen de gran manera a nuestro país, incluso por el simple hecho de existir, ya que son una cultura muy importante, con una manera de vestir y hablar propia muy rica. “El pozahuanco de Pinotepa de Don Luis, es un objeto donde los hilos deben ser teñidos a base del caracol púrpura, eso ya es cultura, la comida que ellos cocinan es cultura, la danza y la música chilena que hacen es cultura, con su simple fisionomía contribuyen de sobremanera a enriquecer al país”.

La Mtra. Robles, con el ejemplo va a seguir contribuyendo a mejorar la situación social de la mujer en México; bajo este orden de ideas, fue tajante al mencionar que las damas en nuestro país, no únicamente han sido discriminadas por ser afrodescendientes, también lo han sido por ser indígenas, por la estatura, rasgos, color de piel, etc., en la República mexicana, si una dama no cumple con los requisitos fijados por la televisión comercial entonces no es una persona bella, por lo que a la Mtra. Robles le gusta decir en el escenario que toda mujer debe sentirse hermosa y orgullosa de quien es y de donde proviene. Enfatizó en que Dios nos da la oportunidad de caer pero lo más importante es que también nos brinda el apoyo para levantarnos, y rectificar; toda vez que, es imposible cambiar el pasado pero si se es viable modificar la forma de verlo, y de mejorar nuestro futuro a través del aprendizaje.

Hizo resaltar que ella viene de una familia muy humilde y pobre; y, todo lo conseguido ha sido en base a mucho trabajo, por ello piensa que es posible lograr los sueños, pese a que en el camino habrá mucha gente que intentará estropear la consecución del objetivo. Pero la reconocida artista siempre les aconseja tanto a mujeres como a hombres, que deben seguir firmes hacia sus metas; además, señaló que todo talento regalado por Dios se debe cultivar, porque el talento se pierde si no se trabaja.

Aseveró que es fundamental aceptar que la vida es única, y se debe actuar y ser de la mejor forma posible. Para finalizar, la Mtra. Alejandra Robles, recalcó de menara literal lo citado a continuación: “cultivar la espiritualidad es algo sumamente importante, si uno está mal espiritualmente todo va a estar mal alrededor de nosotros, yo creo que todo empieza ahí, en hacer crecer nuestro espíritu, para que todo lo demás fluya de una manera maravillosa, cuántas veces no hemos visto artistas enormes, en verdad grandes, grandes, grandes, en la cúspide del éxito, pero en el fracaso total en la vida personal, entonces yo siempre lo digo, si puedo ser un granito de arena para que nuestras mujeres mexicanas sientan que puede ser posible, pues lo voy a seguir haciendo”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.