La autoridad mal entendida, a quien está afectando es a la gente mas vulnerable, a la gente con más necesidad y a la gente cuya vida literalmente depende de las ocurrencias de este gobierno federal: Dip. Ana Paola López Birlain

No se puede escatimar en la salud de los mexicanos, lo que está pasando es algo crítico y es algo grave no solo en el IMSS sino en diferentes institutos de altas especialidades.

La diputada Ana Paola López Birlain, integrante de la Comisión de Salud, afirma que desde Enero se han venido detonando problemas en el sector salud, a causa de una política de austeridad en donde han recortado el presupuesto ya autorizado y etiquetado por la Cámara de Diputados. El recorte de personal y recursos se ha dado en diferentes instituciones de alta especialidad en varios estados de la República.

Se ha generado un gran desabasto de personal, de espacios adecuados, de medicamentos, por mencionar algunos. Las pasantías y los servicios externos se han reducido o ya no se han contratado, las becas para los pasantes se anuncian con una reducción del 50% para el periodo más fuerte que empieza en agosto.

El gobierno federal anuncia su intención de generar un sistema único de salud pero sin ninguna proyección, ninguna perspectiva, ningún análisis ni diagnóstico serio de cuales son las alternativas para garantizar una salud integral en nuestro país. México se ubica en el último lugar de los países de la OCDE en cuanto al gasto en salud como porcentaje del PIB, con menos del 3%. En países como Japón y Alemania se destina más del 9% del PIB al gasto público en servicios de salud. Además la proporción del gasto que las familias desembolsan directamente para servicios de salud en México es alrededor del 45% del gasto total en salud, el más alto de la OCDE. Estos indicadores no pueden ser ignorados por el gobierno federal en cuestiones presupuestarias para este sector fundamental en el desarrollo de un país.

Se han tomado decisiones de un plumazo, bajo una consigna de austeridad y de reducción de costos en las instituciones públicas. Y lo único que se ha generado son problemas e ineficiencias en la contratación de prestación de servicios: se eliminan las contrataciones de los proveedores de medicamentos y no hay una empresa que pueda abastecerlos. En este escenario, la necesidad diaria de estos medicamentos de las personas que padecen cáncer, de los niños que padecen cáncer, se convierte en un problema gravísimo. Una quimioterapia que no es atendida en tiempo y forma exactos, es cuestión de vida o muerte. Se toman decisiones sin tomar en cuenta todas las implicaciones y se reconoce el error cuando ya se generaron pérdidas. Pero en el tema de salud, estas pérdidas son vidas, son personas, son familias.

Son varios los institutos que están padeciendo con las ocurrencias y decisiones tomadas en un contexto de desinformación, de inexperiencia y de una premisa de reformar todo cuanto existía previo a este gobierno, sin tomar en cuenta los datos y las estadísticas. Esto inevitablemente conducirá al caos, al atropello de nuestros médicos, de los prestadores de servicios, de los proveedores y, no más importante pero si más grave, a los pacientes y su derecho a un servicio de salud gratuito, oportuno y de calidad.

Bien lo dijo Germán Martínez: “Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano”.